Foto Marina Gasparini Lagrange

📷 @analuisafigueredo

“Me fui de Venezuela en el 2000 a Venecia, ciudad que siempre he amado. Viví quince años allí, mucha gente que sabe de mi relación con esa ciudad, me pregunta por qué me fui. Venecia es una ciudad que amo profundamente, la amaré siempre; pero se volvió invivible. Se ha entregado al turismo de masa y eso sólo ha borrado la ciudad, su cotidianidad, los rituales de las personas que allí viven. Las piedras de Venecia seguirán siendo una maravilla -eso espero-, pero la ciudad se ha empobrecido a nivel cultural, a pesar de la Biennale y la Mostra del Cinema. En Venecia aumenta todo lo relacionado con el turismo; los palacios se vuelven hoteles de lujo y los apartamentos que antes habitaba un residente, ahora están en el mercado para alquileres turísticos. Aumentan los lugares de comida rápida, pasan las hordas de turistas arrastrando sus maletas, el ruido de las ruedas de plástico en las calles se ha convertido en uno de los ruidos de la ciudad. Vivir en Venecia se ha vuelto duro; el interés cultural que es su arte, es hoy un bien casi en extinción.

Antes de llegar a odiar a Venecia, decidí irme. Salvar su memoria es también salvar la mía.

¿Adónde ir? Lo tenía claro: hacia la lengua.

Madrid es muy amable, generosa, luminosa, con una admirable riqueza cultural. Las ofertas y posibilidades de Madrid son sorprendentes y me emociona ver cómo los españoles participan, se interesan y están siempre al tanto de lo que les ofrece. Sí, Madrid es sorprendente y muy generosa pero no me habla como lo hacía Venecia. Venecia habla en las imágenes que caminando nos salen al paso y Madrid, en cambio, es acogedora, muy verde y donde quizá la riqueza de imágenes hay que buscarlas internamente y eso no está nada mal.

Dos ciudades y dos maneras muy diferentes de vivirlas y sentirlas. Dos ciudades que me han marcado y que junto a Caracas son las ciudades que llevo en los ojos y en el corazón”

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.