Foto Maria Alejandra Souza

📷 @analuisafigueredo

“Mi pareja estuvo un año en España hasta que logró levantar fondos para traerme. En seguida, encontré trabajo en una cafetería. Y allí conocí al dueño de una panadería artesanal que me ofreció trabajar con él. Así he estado desde entonces, alternando dos trabajos. Por la mañana hasta las 2 y por las tardes en la cafetería de camarera.

Por mi experiencia laboral, veo que los españoles consideran bien al venezolano.

Les gusta nuestra entrega y buena actitud.

Me gusta cómo el madrileño ha aceptado a la gente emigrante. Ha cambiado mucho la mentalidad y ahora muchos entienden que también fueron emigrantes.

Venezuela les abrió los brazos allá por los años 50.

Muchos españoles me han contado que han viajado, vivido o tienen todavía familiares en nuestro país.

Doy gracias a Dios por haberme traído aquí.

En Venezuela, no podría ayudar a mi familia. Aunque les extraño, merece la pena”.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.