“Mi vida ha sido algo complicada. Con subidas y bajadas, como suele ocurrir con todos los humanos. Y resulta que he descubierto el tema del gym, toda una fuente de bienestar. El ejercicio me ha centrado y me ha ayudado a sobreponerme a lo que ha significado este proceso de separación, a adaptarme a un cambio de país. Igualmente me ha proporcionado energía para desarrollar creativamente otras áreas de mi trabajo.

Todos los días hago mi rutina de ejercicios: correr, pesas y yoga. Ha sido como una catarsis de la que me he vuelto adicto. Cuando hago pesas, me planteo como meta aumentar 5 kilos. Al siguiente, 5 kilos más y así sucesivamente. Me digo a mí mismo “Olvídate de todo el esfuerzo, ésto no pesa nada en comparación con todo lo malo que está sucediendo en el mundo”.

Concluyo que el estar abierto a lo que confrontamos a diario es vital, que hacer el bien debería ser un estado normal, que el ser pro-activos con la capacidad de poner amor en todas las áreas en las que nos desempeñamos es primordial para hacer el mundo mejor.

Proyectos tengo muchos: mi propia agencia de comunicación a nivel internacional, una nueva etapa relacionada con la organización de eventos y un canal de viajes y vida saludable. Pero sobre todo, disfrutar de “el proceso” y mejorarlo”.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.