Me llamo, Igor Alejandro. Nací en Santa Cruz de Mora, Estado Merida, Venezuela. Me he criado con mis padres y abuelos; mi abuelo paterno, fue mi mentor musical hasta que cumplí los 7 años de edad.

Con él aprendí gran variedad de instrumentos musicales y sonidos. De todos, el que más me gustó fue siempre el violín.

En esta etapa, me enamoré de la infinitas formas y sonidos que puede salir del violín. No paré nunca de ensayar con mi abuelo todas las noches a las 9pm. Al llegar a cierto nivel, participé en concursos de música folclórica venezolana, tanto de canto como de violín.

En el Festival de violín de los andes, tuve un apoyo muy especial, ¡diría que un regalo del cielo!

Un prodigioso violinista e increíble persona, Eddy Marcano, me acogió como su pupilo y fue en este tiempo en el que conocí a la que es hoy mi familia; unas personas que son especiales de corazón, ¡me acogieron como hijo! ¡Y sus hijos como hermanos!

En Caracas estudié academia en ciencias y música, donde tuve a mi mentor, amigo y casi papá, Iván Perez. Un prodigio nato que hizo que amara aún más el violín.

Al graduarme, me aceptaron en el Conservatorio de Música Boston Conservatory. Allí aprendí inglés y seguí mis estudios como músico profesional, al pasar 4 años en Boston decidí venirme a Madrid, donde sigo estudiando música y me empapo de estilos tradicionales y también nueva de Europa y el mundo.

 

Conoce más historias inspiradoras de migrantes venezolanos en #FamiliaVenezuela.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.