Mi experiencia, desde que llegué a España en noviembre de 2017, ha sido toda una odisea, por decirlo de una manera positiva. Me vine junto a mi novia, dispuesto a empezar de cero y comenzamos en Asturias, donde nos quedamos algunas semanas porque una tía nos abrió las puertas de su casa.

Fue súper difícil encontrar trabajo, pero lo logramos.

Yo empecé a trabajar como jornalero, recogiendo manzanas en pleno invierno. De ese modo, pudimos mudarnos a un piso pequeñísimo durante un tiempo, pero no nos alcanzaba para cubrir todos los gastos, así que tuvimos que utilizar parte de los ahorros que teníamos para poder planificar el viaje a Madrid, que era nuestro principal objetivo. Pasado un mes aproximadamente pudimos emprenderlo y así iniciar esta travesía llena de altibajos.

La llegada a Madrid fue muy fuerte, al principio tuvimos que mudarnos de hostal en hostal hasta que al fin –gracias a Dios- conseguimos un piso. Nos fuimos manteniendo como podíamos, ya que no teníamos trabajo y los ahorros se estaban acabando. Entonces empecé a buscar oportunidades para cantar en locales y, por casualidades de la vida, conocí a unos
músicos venezolanos que me aconsejaron bien y me mostraron que se podían hacer conciertos callejeros o en el metro y así obtener un buen dinero.

Empecé a trabajar en las calles de Madrid y la receptividad de la gente fue asombrosa. Con ese entusiasmo, decidí emprender mi carrera como artista y músico profesional, ya que era una meta que traía desde Venezuela. Y, al sol de hoy, estoy viviendo de la música, que es lo que más me gusta hacer, se lo agradezco a Dios y, por supuesto, a Madrid.

Con el tiempo, monté un estudio de grabación y de producción musical y de video y lo estoy desarrollando poco a poco, con mucho ánimo y mucha fe.

Llegó la cuarentena y me la tomé como un tiempo de aprendizaje y de purificación. Ha sido una lección muy grande de la cual todos tenemos algo que aprender.

Por supuesto, después de dos meses parados se acumularon muchas deudas, pero sigo para adelante y muy activo con el desarrollo del estudio de grabación, que va tomando cada vez más forma. Con la desescalada he podido retomar lentamente la vuelta al trabajo para solventar las necesidades y seguir ayudando a la familia en Venezuela.

 

📷 @Angela Bonadies

Conoce más historias inspiradoras de migrantes venezolanos en #FamiliaVenezuela.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.