Llegué a Madrid hace apenas dos años. Soy de Caricuao, Caracas, y en Venezuela me desempeñaba como vendedor en una carnicería-charcutería. Cuando llegué a España conseguí trabajo como ayudante de albañil y después de un tiempo logré emplearme en una pollería, donde comencé a hacer mi verdadero oficio.

A principios de este año y con un gran esfuerzo, inicié un emprendimiento junto a mi esposa, arrancando nuestro propio negocio, la “Pollería Caracas”, que abrió sus puertas al público dentro del Mercado de Maravillas en Madrid, un día antes de la declaración del estado de alarma nacional por el Covid-19.

Desde entonces, todo ha sido muy complicado ya que es un negocio nuevo y como consecuencia del confinamiento no pudimos darnos a conocer ni prestar los servicios como esperábamos. Pero menos mal, con el paso de estos meses, todo ha ido mejorando poco a poco y cada día son más los clientes que se suman y regresan a la pollería para apoyarnos.

En el futuro, por el bien de todos, espero que las cosas mejoren a nivel mundial y continúen creciendo las oportunidades. Con suerte y mucho trabajo quién sabe si es posible que hasta pueda abrir una segunda pollería.

 

📷 @Angela Bonadies

Conoce más historias inspiradoras de migrantes venezolanos en #FamiliaVenezuela.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.