En estos dos años en España he aprendido a ser como el águila. Aunque soplen los vientos y el cielo entero se caiga en tempestad, nada ni nadie detiene su vuelo.

Despertar todos los días dispuesto a vencer todos las imposibilidades de la vida y tener un espíritu que no se dobla. A tener una fe que haga que tus sueños sean reales. Definir el nivel al que quieres llegar. En mi caso, lo tengo claro: ser el mejor abogado de España. Logré terminar mi carrera de abogacía y me encuentro actualmente haciendo la reválida.

 

Conoce más historias inspiradoras de migrantes venezolanos en #FamiliaVenezuela.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.