Exiliar no fue fácil, el desprendimiento emocional con Venezuela era tan fuerte como las ganas de seguir ejerciendo lo que siempre me ha apasionado: la defensa de los derechos humanos. A casi cinco años en España, en un país donde el libre pensamiento se garantiza, continúo desde el exilio en la altruista tarea de difusión y preservación de los Derechos inherentes a las personas, especialmente los de la comunidad de mi país y de todo aquel que la necesite.

Sí nací sin conocer mis derechos, declaro no morir sin conocerlos

@misderechoshumanos

 

Conoce más historias inspiradoras de migrantes venezolanos en #FamiliaVenezuela.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.