Llegué a Madrid en el 2017 para iniciar un nuevo proyecto de vida junto a su pareja, soy diseñadora gráfica e ilustradora con más de veintiséis años trabajando para la misma empresa, con sede en Estados Unidos, lo que me permitió ahorrar para poder venirme a España.

Al venirnos cambiamos muchas cosas, cuando emigras pierdes y ganas al mismo tiempo

Por un lado dejas la familia, los amigos, lo conocido y por otro, ganas experiencias distintas y nuevos amigos que pasan a ser familia.

Madrid nos ha dado muchísimo, nos dio la seguridad que tanto anhelábamos, el poder caminar por sus calles sin miedo y sin voltear para atrás, además sus cielos siempre azules nos recuerdan mucho los de Caracas.

Durante el confinamiento aprendimos a entrenar en casa, teníamos un mantra  “Si Mandela pudo entrenar en su celda, nosotras también podemos”. La parte graciosa es que me di cuenta de que yo vivo confinada desde hace tiempo, porque tengo varios años trabajando desde casa, por lo tanto mi rutina no cambió sustancialmente.

La pandemia nos vino a recordar que la única constante en la vida es el cambio. El virus es un giro inesperado en la historia de todos y nuestro reto es seguir adelante labrando nuestro camino.

 

📷 @Angela Bonadies

Conoce más historias inspiradoras de migrantes venezolanos en #FamiliaVenezuela.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.