Foto: Viviana Darias

“Pasé de ser abogado en una oficina en Caracas a hacer pizzas y trabajar de repartidor de comida en bicicleta y en moto en Madrid.

Llegué a Madrid a estudiar una maestría. Fue muy duro el proceso de conseguir trabajo luego del máster. Eso me dió otra perspectiva de la vida y del trabajo, te enseña humildad, a reconocer el trabajo de los demás y que ningún trabajo es menos que otro siempre que sea honesto, se haga con responsabilidad y con ganas. Esos dos años los considero como otro postgrado.

Estudié el master porque siempre me ha llamado la atención el sector público, las políticas públicas son una vocación. Es impresionante cuántas vidas puede cambiar una buena política pública desde su diseño hasta su ejecución, pero lo más importante es la voluntad de aplicarla. La voluntad cambia vidas humanas.

Ahora trabajo en la Fundación Código Venezuela y este trabajo me cambió mi vida y me ha dado la oportunidad de darle herramientas a la gente para que ellos también puedan cambiar sus vidas”.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.