Laura Strazzaboschi

Foto: Angela Bonadies

Llevo diez años viviendo en España. Me vine casada con Eduardo y vinimos a hacer un Máster. Al principio fue una luna de miel porque estábamos estudiando, pero al graduarnos empezó lo difícil, sobre todo porque mi esposo se enfermó. Luego me di cuenta que habíamos labrado amigos muy buenos, gran parte de ellos venían de Venezuela, las amigas de Eduardo de la universidad, que se convirtieron en mis hermanas y nos acompañaron durante todo ese período y amigos que habíamos hecho en el Máster, que estuvieron pendientes de nosotros.

Tuvimos muchísima suerte porque el sistema de seguridad social y el seguro nos cubrió todo. Y decidimos quedarnos.

Hoy en día, amo esta ciudad, nos hemos ido adaptando y proponiendo metas, trabajando muy duro. Lo que más tengo es agradecimiento por estar en esta ciudad tan bella y por haber ido creciendo. Hace como tres años, volviendo de un viaje dije, “ay, qué maravilla llegar a casa”, al llegar aquí. Y no lo podía creer.

No podría sentir eso sin la gente que tengo en mi vida, ese grupo tan mixto entre españoles y venezolanos. La diáspora venezolana es fundamental para mí, mis mejores amigos, la gente más cercana, siguen siendo venezolanos. Y lo que más me gusta es que los españoles amigos adoptan palabras nuestras, aman la comida y la cultura venezolanas, hemos “venezolanizado” a los españoles que están en nuestro círculo. Me da demasiado orgullo que un chico, que trabaja conmigo, español, me escribe “Laura, aquí te mando el archivo, incluye todas las vainas”. Y yo le respondo con aplausos, porque siento que hemos logrado enamorar a los españoles.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.