Él es Gabriel, de Guarenas, Estado Miranda. Se graduó de derecho en Margarita. Vino a España con una mano adelante y una atrás.

Practicó tenis por 20 años en Venezuela. Su vida se ha transformado en un partido que nunca pensó iba a jugar. En un reto, en una cancha diferente. Él sabe que es una segunda oportunidad. Él sabe que un partido se gana punto a punto.

A un venezolano que recién esté llegando le diría que todo llega con el tiempo, hay que tener paciencia porque las cosas simplemente van llegando.

Ha aprendido a cultivar la paciencia, a ser más humano. A estar cerca de la red esperando la pelota. Sueña con estabilizarse para hacer un postgrado en manejo de deportes y sabemos que lo logrará.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.