Fotografía Yennifer Duque

Foto: @mariennagg

“Feliz, feliz no estoy, pero me toca adaptarme porque regresar no es una opción.

Comencé a trabajar en una cafetería. Por cosas del destino, fueron apareciendo personas en mi camino, que hicieron que cambiara de trabajo y compartiera piso con alguien de quien me he hecho muy amiga. Ahora trabajo en el mítico Café Comercial, lugar de encuentro de grandes poetas, escritores de la época.

Estoy contenta, el horario es perfecto pues no salgo tan tarde.

Mis tatuajes son casi todos homenajes a personas y alegorías a cosas que me gustan. Estudié publicidad y soy aficionada a la fotografía. Realicé algunos talleres en Caracas”.

comparte esta historia
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.