Llegué a España a finales de 2018, dispuesta a emprender por primera vez. Creo en la preparación y el estudio así que me sumergí en el mundo de las startups entre libros, podcasts, cursos en línea, y conferencias. Al cabo de unos meses había aprendido sobre mil temas; mínimo producto viable, marketing, diseño, experiencia de usuario, ventas, modelos de negocio, estudios de mercado, estrategias de crecimiento. Pero aún me sentía perdida, no sabía por dónde empezar.
Buscando ayuda fue como llegué a Bridge for Billions. Una incubadora de emprendimientos en etapa temprana que ofrece una plataforma 100% digital, y una metodología probada en la que avanzas paso a paso para construir tu plan de negocios. Te acompaña un mentor durante 3 meses, y participas en la comunidad conociendo a cientos de otros emprendedores en todas partes del mundo.
Al terminar el programa, tienes un plan -casi- a prueba de balas con todo lo necesario para presentar a inversores, clientes, prestamistas o agentes de migración.
Uno de nuestros mentores, Nelson Romero de Oduka, es venezolano quien desde Málaga nos ayudó a entender el ecosistema español, las diferencias culturales, y cómo podíamos adaptar nuestra propuesta de valor.
Porque emprender te empuja lejos de tu zona de comfort, más aún cuando eres inmigrante.
Lo que más disfruté del programa fue:
1) Su enfoque en impacto social. Como internacionalista, creo en la responsabilidad y oportunidad que tenemos para emprender a la vez que apuntamos a reducir brechas y resolver problemas sociales.
2) El equipo detrás porque crean una cultura de apoyo, en la que se habla tanto de las victorias como de lo duro que es emprender. Las dos caras de la moneda a la vez.
Lo que más agradezco: 
1) La oportunidad de superar mi miedo a hablar en público. Me entrené con sus talleres sobre «pitching» y ganamos su competencia «Leap Pitch Challenge» en 2019.
2) La red de inversores y prensa a la que nos han presentado.
Nuestro proyecto no es el mismo con el que salimos de B4B, por cambios en el mercado y otras razones, pero gracias a lo aprendido pudimos pivotar rápido y repetir su metodología para llegar a un nuevo plan.
Lo recomiendo a todo el que tenga una idea, sea para una solución digital o un producto físico, y quiera una guía para avanzar rápido sin perder tiempo.

¿Quieres emprender? ¡Cuéntanos tu idea! 

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.