Estoy muy agradecida y emocionada por la oportunidad. Al migrar tuve que abandonar mi carrera universitaria y tener la oportunidad de seguir formándome y de desarrollar nuevas habilidades es algo invaluable. La programación es una pasión que descubrí recientemente, quiero hacer de ello una carrera y tener herramientas como la Fundación Código Venezuela, que me está ayudando a hacer de eso una realidad, es increíble. ¡MUCHAS GRACIAS!

¡Transformemos vidas!

100% de tu aporte se dedica a encontrar oportunidades para la diáspora venezolana.